KONETS César Pérez Gellida

 

IMAGEN KONETS

 

 

Título: Konets
Autor: César Pérez Gellida
Sello: SUMA
Fecha publicación: 11/2017
Idioma: Español
Número de páginas: 560
ISBN: 978-84-9129-184-8
Temáticas: Novela negra y thriller, Acción y aventuras

 

 

 

Me he leído Konets gracias a que participé en el sorteo de Soy Yincanera y a esa locura de lectura simultánea que organizaron, llena de tuits y fototuits, con un compendio final de las mejores frases del libro, algo que hasta ahora no había hecho y me encantó.

Pero la locura de verdad vino, porque este genial loco que se llama César Pérez Gellida, ha conseguido escribir ocho libros enlazados entre sí, de tal manera que, aunque estén divididos en dos trilogías, “Versos, canciones y trocitos de carne” y “Refranes, canciones y rastros de sangre” y “Khïmera” (que escribió entre ambas), en “Konets” (que significa fin en ruso), todo termina,  de modo que logra enlazar los pocos cabos sueltos que dejó en el resto de novelas: bueno, los que quiso dejar para poder escribir ésta, me temo.

Si bien es cierto que las trilogías se pueden leer de modo independiente, yo me leí los seis libros de un tirón en marzo, porque estaba totalmente enganchada y no los podía dejar ni un segundo. Una vez te sumerges en su mundo, aunque al principio parezca un poco difícil, te ves obligado a seguir leyendo, porque los personajes (Sancho, Erika Lopetegui, Carapocha, Ólafur y por supuesto, nuestro asesino favorito, Augusto Ledesma) y las tramas de los libros, nos atrapan totalmente.

Por suerte, en su momento no me leí “Khïmera” porque no me apetecía encontrarme en el año 2054, que es el momento en que empieza la novela, aunque la tenía en casa y eso ha hecho que la lea ahora, justo antes que “Konets”. Porque eso sí, lo siento, la lectura de “Khïmera” es totalmente imprescindible para poder entender “Konets”, o por lo menos, para disfrutarlo de verdad.

Y de Konets, que os voy a contar…

Konets es el FIN. Pone punto y final a la octología (si ese nombre existe, que creo que no, o eso es lo que César dice), creada por César Pérez Gellida.

Se trata de una distopía, que retoma el mundo que nos dejó Khimera, y va alternado en el tiempo el presente (el 2054) y el pasado (el 2029), explicándonos el antes, el porqué, el cómo y el después, de los terribles hechos acontecidos en Khïmera, así como sus consecuencias.

La historia se centra en Olek Opiozcenek, el hijo de Augusto Ledesma, el terrible asesino de la primera de las trilogías, y el libro, nos va trasladando del 2054 al 2029. Vemos primero a un Olek adolescente iniciándose como hacker y criándose con su abuelo, aunque bajo los auspicios de una misteriosa Rusalka a quien no conoce,  e intentando descubrir sus raíces, y luego a un Olek adulto operador de sistemas informáticos en una estación del Khïmera Projekta, con nuestra Erika al mando. A la vez, muestra la evolución del mundo después de la Guerra de Devastación Global en que nos situó “Khïmera”, así como los antecedentes del proyecto Khimera, el bloque rebelde que pretende acabar con el poder total de la Asamblea, que rige a la Tierra.

Y nos trae de vuelta a algunos personajes, esperados e inesperados, tanto de Khïmera, como de las trilogías, muy especiales para sus lectores incondicionales.

Con estos libros nos plantea varios futuros para el mundo, algunos incluso plausibles:

  • Cómo la tecnofagia acaba con nuestro modo de vida conocido. Eso está ocurriendo ya, en nuestro día a día. Se ha instalado poco a poco en nuestras vidas, hasta el punto que no sabemos, no podemos vivir sin la tecnología.
  • Cómo unos pocos tienen un poder inmenso mientras otros mueren de hambre, como no sabemos en nuestro mundo acomodado lo que es el horror de sentirse desposeído de todo. Tanto en Konets como en Khïmera, tras la Guerra de Devastación Global, nos encontramos con un mundo en que los ciudadanos son de primera, de segunda, despojos y duendes, seres que no llegan a ninguna de las categorías humanas por haber sufrido mutaciones por culpa de los horrores de las guerras.

“Una raza horrenda que no sabe distinguir el horror. No sabéis, ni siquiera intuís, qué es el horror. Lo confundís con el miedo que os provoca pensar en perder vuestras posesiones. Lo material. El horror es ser consciente de que no tienes nada que perder porque has nacido vacío, porque te lo han arrebatado todo. Eso es el horror.”

  • Cómo a veces, tantas veces, el poder puede enturbiar unas ideas puras y revolucionarias, de modo, que a veces, traspasar la línea debe de ser muy sencillo.

“…en ocasiones, lo mejor y lo peor son percepciones que se funden hasta confundirse en una misma idea. Hay veces en las que es imposible distinguir el lado en el que uno está y otras…, otras, sencillamente, deja de importar.”

Aunque yo creo que no, que no deja de importar nunca de qué lado estás. Yo me quedo con una magnífica frase de un gran personaje, Kai-Xi:

“los ríos se alimentan del agua de lluvia que previamente se ha evaporado del mar. La luz y la oscuridad son dos conceptos que conforman una única idea.”

Prefiero pensar eso, que la oscuridad sigue necesitando de la luz para poder existir, y que el planeta sigue girando y que somos nosotros los que podemos parar en seco, pensar lo que estamos haciendo con nuestro mundo, con nuestra vida, tomar aire fresco y empezar de cero. O por lo menos, mirar las cosas desde otra perspectiva, para que seamos conscientes de las barbaridades que estamos cometiendo, a nivel individual y global.

Creo que el potente y maravilloso final del libro, del que no voy a desvelar nada, para que lo leáis y podáis reflexionar sobre él, nos invita a pensar en eso, o por lo menos, es lo que me ha hecho pensar a mí.

CONCLUSIÓN:

César ha creado un libro increíble, que hay que leer dentro de una serie de libros impresionantes, para poder comprenderlo, ya que si no, perderse en sus páginas es inevitable. Como mínimo, leer Khïmera es necesario.

En segundo lugar, todos los gellidistas (por supuesto yo entre ellas), nos sentimos abandonados, porque aunque dice que va a publicar otra novela el año que viene, nuestros personajes, ya no estarán ahí (¿o sí ?), porque él ha marcado el fin con esta novela. Por eso se llama KONETS.

Pero no nos desanimemos. Seguro que no nos decepciona. Porque alguien capaz de crear un metaverso, un mundo como el de Konets, un proyecto Khimera y sobre todo, a mi Ramiro Sancho del alma, no puede fallarnos.

Además ¿quién dice que no podemos volver al presente? Con César todo es posible.

Te espero el último trimestre del 2018 Sr. Pérez Gellida. No me falles.

 

Lidia Martínez Tubía

Leído 15/11/17

 

2 comments

Add Yours
  1. Inés (@mariainescaro)

    Jo, no sé que lío llevo con los blogs de WordPress que no consigo comentar de otra manera que no sea con twitter, Soy Inés de https://huellalibrosicc.blogspot.com.es/
    Te cuento:
    Estoy justo en la página 483 y no puedo parar de leer. Yo había leído todo en orden de publicación pero creo sinceramente que has tenido mucha suerte al leer Khimera justo antes de Konets.Estoy contigo,imposible disfrutar de Konets si haber leído Khimera e incluso creo que la 1ª trilogía también la veo imprescindible.
    Besos

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s